fbpx
09
Dom, Ago

Noticias Tecnológicas

La ambiciosa apuesta de transporte terrestre promete conectar ambas ciudades en viajes de menos de una hora. De realizarse, este se convertiría en el principal proyecto de ingeniería del país y costaría US$3,6 billones.

El hyperloop es un medio de transporte ideado por uno de los principales emprendedores tecnológicos de este tiempo, Elon Musk. Este magnate, quien también está detrás de la marca de automóviles eléctricos Tesla, y del proyecto que busca hacer a la humanidad “multiplanetaria” (al construir vehículos capaces de transportar humanos a Marte y otros destinos en el sistema solar), asegura que lo que vendría siendo la evolución del tren es capaz de moverse a velocidades superiores a los 1.200 kilómetros por hora (tenga en cuenta que la velocidad del sonido es de 1.234 kilómetros por hora).

Aunque suene a ciencia ficción, en el mundo ya hay empresas desarrollando este medio de transporte. Una de las que más ha logrado avances es Virgin (conocida en Colombia por su submarca Virgin Mobile) con un hyperloop que puede viajar a 1.080 kilómetros por hora, lo cual supera la velocidad crucero promedio de un avión comercial. Dicho vehículo se desliza utilizando levitación electromagnética y viaja a través de un túnel que se encuentra cercano al vacío (el equivalente a la presión del aire que se experimenta a 60.960 metros sobre el nivel del mar) lo cual reduce significativamente la resistencia y mitiga el consumo energético. Esto se traduce en la posibilidad de conectar a San Francisco con Los Ángeles en 43 minutos, lo que a una aeronave le tomaría una hora y 28 minutos. 

Colombia no es ajena a implementar esta visión futurista de transporte público. En entrevista con El EspectadorBruno Ocampo, quien es el CEO de Mi Águila, asegura que su compañía hace parte de un grupo empresarial que trabaja para desarrollar este proyecto de infraestructura. Haciendo ‘cálculos de servilleta’, estima que la puesta en marcha de este medio de transporte costaría unos US$3,6 billones y demoraría de cinco a diez años para operar. La idea es conectar a Bogotá y Medellín con la construcción de dos tramos de túneles, los cuales suman 480 kilómetros en ida y vuelta.

La idea surgió de la inspiración que, para Ocampo, representa la persona de Elon Musk. Esto, sumado a la identidad de “hardware abierto” que tiene el proyecto, mediante la cual los interesados pueden echar mano de los diseños y avances que vayan logrando otras empresas con el propósito de trabajar sobre lo construido y así aportar a toda la comunidad. En suma, el magnate marcó la línea de partida de un camino en el actualmente transitan diversas compañías en el mundo. Hay que decir que, hasta la fecha, ningún país ha logrado implementar un hyperloop, por lo que su evolución avanza en estudios y prototipos a escala. 

En Colombia, el proyecto atraviesa la fase de estudios de prefactibilidad, en la cual se analizan las condiciones del terreno, se evalúa la viabilidad y se contemplan los principales retos. No obstante, la promesa de desarrollar una obra de ingeniería de estas proporciones, en un país que no cuenta con buenos referentes en construcción de vías, genera escepticismo.  

Ocampo es consciente de esta realidad y explica que con el hyperloop la historia podría ser diferente, ya que para la construcción de los túneles se echaría mano de la tecnología de excavación desarrollada por otra compañía asociada a Elon Musk, The Boring Company. Esta, con la implementación de sus herramientas, promete reducir los tiempos y los costos asociados a la apertura del espacio en el que serían instalados los túneles por los que viajarían los vagones. Esto sin lugar a dudas representa un reto considerable, entendiendo la topografía montañosa que tiene Colombia. “Basados en información de Boring Company, estimamos que el costo por kilómetro excavado es de US$7,5 millones”, detalla el empresario.

Otro reto es el de la diferencia de altitud entre las dos ciudades, ya que Bogotá se encuentra a más de 2.600 metros sobre el nivel del mar, mientras que Medellín a casi 1.500. Aunque el concepto del hyperloop contempla una línea recta que une dos o varios puntos, compañías como Virgin Hyperloop vislumbran la posibilidad de que el tramo pueda tener leves curvaturas e incluso grados de inclinación. En su caso, su vehículo puede subir pendientes de hasta 10 % con una velocidad de 100 metros por segundo.

Por lo pronto, se prevé que la participación en este proyecto será público privada, por lo que una vez finalice la fase de estudios de prefactibilidad, los emprendedores buscarán un diálogo con el Gobierno Nacional para que este sea considerado. “Aún es prematuro decir qué porcentaje de participación de recursos aportaría el Gobierno, pero sí buscamos que participe porque básicamente estamos conectando el 40 % del PIB nacional y aportando en la competitividad del país al disminuir los tiempos de transporte y logística”.

Aunque también suena prematuro decir el valor que tendría que pagar una persona para viajar en el hyperloop, Ocampo garantiza que este será inferior al precio de un tiquete de avión entre Bogotá y Medellín, por lo que calcula que estaría en el rango de $150.000 a $200.000, “obviamente nuestro esfuerzo se concentrará en hacerlo lo más económico posible”, agrega. Incluso el emprendedor cree que con la operación de este tren futurista se puede presentar el escenario que se vive en Nueva York, en el cual personas que viven lejos del centro de Manhattan se movilizan a diario para asistir a sus trabajos. En otras palabras, cree en un futuro en el cual una persona puede vivir en Medellín y trabajar en Bogotá, o viceversa. Esto evidentemente en la medida en el que el precio por viajar en un hyperloop sea más asequible.  

“Llegará el momento en el que invitaremos a Elon Musk a Colombia, no solo para hablar de esto sino de diferentes temas que podrían potenciar aún más al país, como la transición a vehículos eléctricos y la masificación del internet satelital”, concluye el empresario que desde que dio a conocer esta idea recibe más de 100 correos al día de personas interesadas en ayudar a la consolidación de este proyecto. 

Fuente: El Espectador – Julio 8 de 2020

Recomendados