fbpx
24
Dom, Oct

Noticias Tecnológicas

La compañía española Telefónica ha finalizado su proceso de reestructuración y todo indica que se quedará con sus negocios en hispanoamérica.

Hasta hace algunos pocos meses, el plan de reestructuración de Telefónica para poder recuperarse de una deuda que la ahogaba era reducir su presencia en los mercados menos rentables y, con esos ingresos, fortalecerse en los más importantes.

Esta desinversión de la compañía dueña de la marca Movistar incluía todos los mercados de América latina en los que tenía presencia, con la excepción de Brasil. El plan era irse, por ejemplo, de Perú, Argentina y todos los países de Centroamérica, con el objetivo de hacerse más fuerte en España y Alemania, donde Telefónica tiene un alto market share.

Sin embargo, la pospandemia llega con novedades y, ahora, todo indica que la estrategia de mercadotecnia de su presidente, José María Álvarez Pallete, será otra.

Según publica Hispanidad, el proceso de reconversión de deudas en estos países ha concluido y se proyecta un escenario mucho más alentador.

Lo que Telefónica hizo fue cambiar deuda en moneda extranjera por otra en monedas locales, y espera empezar a crecer desde esa base. “En resumen, Iberoamérica vuelve a tener expectativas de rentabilidad y en los planes del equipo directivo no entra la venta de ninguna de las grandes unidades. Por ejemplo, Argentina y Perú”, dice el medio español especializado en el negocio de las operadoras de telecomunicaciones.

Por otra parte, para el futuro, ahora la compañía proyecta nuevas inversiones, con más servicios y nuevos productos en la región. Un punto clave: todo se hará sin traslado de fondos desde la sede central y con ejecutivos locales.

Telefónica hace años que está cambiando de estrategia de marketing. En 2018, el holding español reconfiguró su operación mundial y, como parte del plan, buscó separar sus negocios en América latina, donde alguna vez fue un jugador relevante.

La estrategia se centró en dividir sus negocios regionales en dos unidades: Telefónica Hispam Sur, con Argentina, Chile, Perú y Uruguay.  Y Telefónica Hispam Norte, donde incluyó sus negocios en Colombia, México, Centroamérica, Ecuador y Venezuela. En paralelo, vendió las filiales menos rentables de Nicaragua, Costa Rica, Guatemala y El Salvador.

Un año después, estuvo a punto de vender todo cuando un holding de empresarios latinoamericanos ofreció comprar la mayoría accionaria de Telefónica Hispanoamérica por 10 mil millones de dólares. La propuesta tendría centro de operaciones en Colombia y estaría encabezada por un grupo de millonarios de la región.

En Mexico, Telefónica es filial de la compañía española y opera bajo la marca Movistar y través de Movistar Empresas México, Atento México, Adquira México y Terra Networks México.

En 2020, aunque mantuvo su red de transporte, Telefónica decidió devolver en México, de manera escalonada hasta el 2022, su espectro de acceso al IFT. El objetivo: bajar el costo operativo en la región.

Antes, Telefónica había anunciado un acuerdo en México para acceder a las redes de AT &T.

Según se informaba en ese momento, para los más de 25 millones de clientes mexicanos -cerca del 19% del market share en telefonía móvil y el 1,89 % en fijos-, era únicamente “un tema técnico” que no suponía interrupciones del servicio.

Fuente: Merca 20 – Septiembre 10 de 2021

Recomendados