fbpx
22
Jue, Feb

Otras Empresas

Millicom confirmó a finales de enero que se encuentran en negociaciones para vender el total de su compañía a la empresa de telecomunicaciones Apollo Global Management, que ha registrado más de US$500 mil millones en activos bajo administración y con presencia en América, Europa y Asia.

El mercado de las telecomunicaciones es un negocio absolutamente dinámico con una velocidad de gasto y de inversión de las más altas, con una acelerada depreciación pues, mientras en Colombia aún no se instala la subasta de 5G, en el mundo ya se habla de 6G y la mayoría de los operadores en nuestro país se encuentran rezagados. 

El mes pasado confirmó que se encuentra en conversaciones con Marcelo Claure y Apollo Global Management para llevar a cabo una posible venta de la empresa de telecomunicaciones, un tema que sin duda genera un gran interés para Colombia y sobre todo Medellín ya que EPM (Empresas públicas de Medellín) cuenta con el 50 por ciento del capital accionario más una.

Colombia es el segundo país en importancia de operación para Millicom, después de Guatemala, aportando un 23% de los ingresos y teniendo un poco más de 11 millones de clientes en servicio móvil. 

Esta negociación, por su magnitud, podría ser uno de los negocios del año. Es muy similar al de las OPAS del Grupo Gilinski hechas por algunas empresas de origen antioqueño. Este negocio debería llamar la atención de las autoridades políticas y administrativas de Medellín y Antioquia por el hecho de que en esta negociación tienen una parte importante.

“La consolidación de las empresas en Colombia es uno de los temas más importantes porque tiene el ingreso promedio por usuario más bajo de la región, tiene los costos de espectro más altos después de México en América Latina, una devaluación del 30% en la moneda y una competencia tarifaria provocada por WOM, que ha hecho prácticamente que ningún operador de telecomunicaciones gane dinero que debería de ganar para desplegar más conectividad, infraestructura y beneficios para sus negocios”, explica Jorge Negrete, Presidente de Digital Policy, experto consultado por 360 Radio. 

Negrete destacó que Millicom es una de las empresas más destacadas, aplicadas y disciplinadas en cuanto a buena inversión en Colombia, incluso en pandemia fue una de las empresas que más desplegó infraestructura y conectividad en la región. 

A lo que agregó: “El caso de consolidación, no solamente de Millicom sino de todas las empresas es una de las grandes pendientes que existe en este país, Colombia es el país que tiene el mayor número de empresas de telecomunicaciones privadas pero también asociadas o compitiendo con el mayor número de empresas públicas en la región mientras que todo el planeta se está consolidando”.

Cabe resaltar que según los expertos, el fondo Apollo y específicamente Marcelo Claure es uno de los grupos y empresarios más relevantes en el mundo de las telecomunicaciones no solo en América Latina y el mundo.

Llama la atención que esta noticia haya trascendido y en el concejo de Medellín no se haya debatido sobre este particular, ni que otros agentes interesados en la negociación expongan una posición. Aunque el alcalde Daniel Quintero se ha referido en distintas ocasiones a la necesidad de vender la parte que Medellín tenía en la compañía Millicom, no se ha pronunciado respecto al proceso de negociación que Millicom está adelantando con Apolo.    

En repetidas ocasiones el alcalde Daniel Quintero propuso, infructuosamente, en el concejo de Medellín la venta de la parte de EPM en TIGO – UNE. En ese momento se estimó que la transacción podría alcanzar unos 3 billones de pesos. A pesar de que EPM no ha registrado dividendos por su participación en UNE, y por el contrario ha tenido que inyectar más capital, el concejo fue enfático en rechazar la propuesta de Quintero.

Tras la fusión que se llevó a cabo entre EPM y Millicom para integrar Tigo y UNE, las Empresas Públicas de Medellín quedaron con el 51% de las acciones sin embargo es Millicom la encargada de todo el control operativo y administrativo de la compañía. En lo que EPM tiene amplia participación es en los requerimientos de inversión y capitalización.

Hay quienes consideran que tener una posición accionaria en esta empresa representa una importancia estratégica para el país, pero también hay críticos que consideran que ha impuesto nuevas dificultades para el correcto funcionamiento del mercado, además de representar una carga (más que beneficio) para las finanzas públicas.

EPM esperaba que los recursos provenientes de esta venta pudieran utilizarse para financiar su plan de inversiones para el periodo de 2022 a 2025, que tendría un monto total por 18.7 billones de pesos, los cuales estaban previstos para utilizarse en proyectos principalmente relacionados con la generación y distribución eléctrica, abastecimiento de agua y manejo de aguas residuales.

¿Qué viene para Medellín con la posible venta de Millicom?

En 2014 también se firmó una cláusula en la que se le garantiza a EPM poder vender las acciones adquiridas en la fusión, ya sea para Millicom o para cualquier otro oferente, de no activar esa cláusula se vendería toda la compañía. 

Con la reciente información de una posible venta de Millicom, que rondaría los US$10.000 millones, y en la que se estima que el 70% corresponde a deudas y el 30% quedaría para Millicom, a la ciudad de Medellín le quedaría el 20% de la parte de Millicom.

“Medellín está en una de las mejores posiciones respecto a la venta, pues ya obtuvo un beneficio muy relevante cuando se compró el 50% hace algunos años. En este instante, todo el sector de telecomunicaciones en el mundo y particularmente Colombia, están en proceso de transformación. Las empresas se están transformando en empresas que no solamente prestan conectividad sino servicios de transformación digital y TIC”, expresó Neegrete. 

“Las empresas de telecomunicaciones necesitan escala global en distintos territorios, los operadores necesitan más dineros y más capital para entrar al mundo 5G donde se necesitan 10 veces más radiobases y 10 veces más fibra lo que implica que se realicen inversiones realmente excepcionales que Medellín no tiene en este momento. Es un momento estelar donde deben tomar una decisión fría, ejecutiva y en beneficio de los ciudadanos y la Alcaldía”, agregó. 

El 14 de agosto del 2024 vence la cláusula que le permite a EPM vender las acciones que tiene en Tigo, sin embargo el panorama podría cambiar de concretarse en los próximos meses la venta de Millicom.

¿Cómo le servirían a Medellín los cerca de 5 billones de pesos que le quedarían a la ciudad por esta negociación?. Si bien Quintero se encuentra en el año final de su administración, habrá que ver lo que dicen los precandidatos a la alcaldía de la ciudad, pues sin duda esta suma podría traer beneficios para los proyectos a desarrollarse en la ciudad en los próximos años.

Fuente: 360 Radio – Febrero 28 de 2023 

Recomendados