fbpx
17
Lun, Jun

Otras Empresas

Altos costos por subasta del espectro, inflación y dolarización explican la situación financiera.

Una solicitud de capitalización que hizo Millicom a Empresas Públicas de Medellín por UNE EPM Telecomunicaciones S.A. —conocida en el mercado como Tigo-UNE— visibilizó en los últimos días la compleja situación financiera de la tercera empresa más grande del país en este sector. La discusión no es menor si se tiene en cuenta que el Distrito de Medellín, a través de EPM (50 %) y el Inder (0,01 %), es propietaria de la mitad más uno de las acciones de la compañía desde que se fusionó con la multinacional europea en 2014.

La firma convocó para este 30 de mayo una reunión extraordinaria de la Asamblea de Accionistas para discutir algunas acciones a ejecutar, entre las cuales, están la generación de caja, créditos y capitalización, ante el panorama financiero reportado en los estados financieros de 2022 y el primer trimestre del 2023. Sin embargo, el encuentro fue suspendido por los accionistas y se reanudará el próximo 30 de junio. La determinación se tomó después de que el ministro de las TIC, Mauricio Lizcano, anunció que Millicom y EPM conformarán una mesa de negociación en busca de soluciones para garantizar la sostenibilidad financiera de la empresa.

Aunque desde la empresa no han entregado mayores detalles sobre las medidas que solicitaron a los accionistas, el alcalde Daniel Quintero confirmó en rueda de prensa que Millicom (controlante de Tigo-UNE) pidió una capitalización por 750.000 millones de pesos. Ahí EPM tendría que poner la mitad de los recursos. También dijo que se solicitó un crédito de 860.000 millones de pesos para pagar deudas a proveedores.

¿Cuál es el panorama financiero?

Tigo-UNE reportó ingresos en 2022 por 5,43 billones de pesos, lo que significó un aumento del 5,95 por ciento en comparación con el año anterior. Sin embargo, las pérdidas para el último año fueron por 473.814 millones de pesos, cerca de 98.700 millones de pesos menos que en 2021.Para el primer trimestre del año registró un panorama similar con un resultado negativo de 148.395 millones de pesos en los estados financierospresentados ante la Superintendencia Financiera, tras obtener ingresos por 702.065 millones de pesos. La empresa argumentó en su informe de sostenibilidad que los resultados de los últimos años se han visto afectados por variables macroeconómicas en contratos y deudas indexadas a la inflación, el pago e intereses de la adquisición del espectro de 700 MHz que hizo la filia Colombia Móvil en 2019 y un impacto negativo en la devaluación de la tasa de cambio que implican mayores gastos por depreciación.

el experto Marc Echimann, expresidente de Tigo-UNE, explicó que la situación financiera de la empresa se explica, en gran medida, por las altas inversiones que ha realizado en los últimos años, entre ellas, la compra de dos bandas por 40 MHz en la subasta de 700 MHz que hizo el Ministerio de las TIC en 2019. "Eso es muchísimo. Fue, de pronto, la subasta de espectro más cara que ha habido en América Latina. Esos pagos tienen que hacerse en el tiempo y ahora viene un vencimiento de pago muy alto para Tigo-UNE. Ese espectro es por 20 años, pero ahora tienen que pagar la mayoría. Ahí surgen necesidades de caja significativas. No es un problema de rentabilidad", mencionó el experto. 

El gobierno tiene que replantear esos espectros tan costosos si quiere entregarle internet a todo el país

En efecto, Tigo-UNE debe realizar inversiones por 2,45 billones de pesos hasta el 2025 para desplegar cobertura telefónica e internet móvil 4G en 1.636 localidades del país. Además, según los compromisos adquiridos, desde el 2035 y hasta el 2036 debe realizar pagos anuales entre 400.000 y 800.000 millones de pesos. De ahí que para los conocedores, la intermediación del Gobierno Nacional es clave en busca de una solución que ayuda a aliviar la situación financiera de la empresa de telecomunicaciones.

"El gobierno tiene que replantear esos espectros tan costosos si quiere entregarle internet a todo el país, mientras más caros los hagan, se hace más difícil una penetración de internet a todos los hogares", mencionó el concejal medellinense Fabio Rivera. Para Eichmann, una alternativa que se podría abrir con la intermediación del ministro Lizcano es una renegociación de la deuda con el gobierno, en más plazos o menores cuotas. "¿Para qué llaman al ministerio de las TIC en una capitalización de dos socios, del cual uno de ellos no pertenece al nivel central?", cuestionó. 

Las alternativas para la empresa

Cuando sea necesaria una capitalización, EPM no puede decir que no tiene. Está obligado a hacerla. Es algo muy probable y la exigencia de capital es muy alta

A la alta inversión que debe realizar la empresa para cumplir sus compromisos con el Gobierno, se suma el hecho de que el negocio, en buena medida, está dolarizado, por lo cual la devaluación del peso colombiano en los últimos 4 años impacta en gran medida su situación financiera. "Millicom y EPM se tienen que poner se acuerdo en la Junta para disminuir costos y gastos, y lograr sinergías con las empresas que tiene la multinacional en Centroamérica para tener compras con mayores descuentos.

Se necesita una austeridad enorme, pero al final toca capitalizar", aseguró el concejal Rivera. Desde hace varias semanas, la Junta Directiva de EPM está analizando las alternativas que tendría ante una eventual capitalización. Según lo mencionado por el alcalde Quintero, la empresa de servicios públicos tendría que inyectarle alrededor de 375.000 millones de pesos a Tigo-UNE para garantizar su operación. 

Esta situación ya había sido advertida por el gerente de EPM, Jorge Carrillo, en agosto del año pasado durante la discusión de la venta de las acciones de la firma de telecomunicaciones en el Concejo de Medellín que finalmente no fue aprobada. “Cuando sea necesaria una capitalización, EPM no puede decir que no tiene. Está obligado a hacerla. Es algo muy probable y la exigencia de capital es muy alta. Tocaría sacar recursos del presupuesto”, aseguró el directivo y señaló en ese momento que la inversión sería por un billón de pesos. 

Sin embargo, esa inyección de recursos no tendría que pasar por el Concejo de Medellín. El concejal Rivera, quien además ejerce como presidente de la corporación, señaló que esa determinación es exclusiva de la Junta Directiva de EPM. Para los observadores, el órgano directivo daría vía libre al movimiento en caso de que así lo determinen los análisis de la empresa, pero no está claro de dónde saldrían los recursos si se tiene en cuenta que la Junta acaba de aprobar la congelación de la tarifa de energía que costaría entre 130.000 y 400.000 millones de pesos. 

El experto Echimann señaló que otra alternativa para Tigo-UNE es aumentar su endeudamiento "lo que tendría consecuencias en la calificación de crédito de la entidad, es decir, es posible que le bajen la calificación por endeudarse más". Para 2022, la empresa registró deudas por 8,98 millones de pesos, de los cuales 6,13 billones de pesos corresponden a pasivos no corrientes y 2,84 billones de pesos a pasivos corrientes. 

Los impactos en EPM 

Para Fabián Ramírez, profesor de la Universidad de Medellín y magíster en administración de empresas, la decisión de capitalizar es "difícil" porque los antecedentes muestran que las telecomunicaciones no están en el foco estratégico de EPM. "Se debe considerar si la capitalización está en línea con los objetivos estratégicos de EPM, porque los recursos no son ilimitados.

Es importante establecer un seguimiento y control muy riguroso al desempeño de Tigo-UNE para ver si la inversión implica poner en riesgo el patrimonio de EPM y por tanto de la ciudad", explicó el académico. Por lo tanto, es fundamental que la empresa de servicios públicos analice adecuadamente el momento y la oportunidad de realizar la inversión, y en caso de que así se determine, todos deberían de aportar recursos, tanto EPM como Millicom. "EPM y sus instancias de gobierno se han demorado en tomar la decisión. Esto no es solo un asunto de cifras y rentabilidad porque lo técnico está claro. 

Análisis internos y externos dicen que continuar en el negocio de telecomunicaciones no contribuye al crecimiento ni agrega valor al holding. A nivel de lo gubernamental, es una decisión que ha sido postergada y que necesita comunicarse de mejor manera", afirmó Ramírez. 

Por ahora, está por verse cuáles serán los resultados de la mesa de negociación entre los dos socios de Tigo-UNE —Millicom y EPM— que anunció el ministro Lizcano y que deberá establecer una solución para la estabilidad y sostenibilidad financiera de la empresa.

Fuente: El Tiempo – Junio 1 de 2023

Recomendados