fbpx
26
Dom, May

Otras Empresas

La empresa Telefónica Hispanoamérica reafirmó su apuesta por las redes compartidas móviles, porque representan un nuevo motor para impulsar el desarrollo digital de la región.

En el panel «Redes compartidas de acceso móvil: Un nuevo modelo de desarrollo para América latina», en la edición 2024 del Mobile World Congress (MWC), en la ciudad catalana de Barcelona, se profundizó en los retos de estructuración de este tipo de acuerdos, así como el potencial de eficiencia y cobertura adicional que pueden entregar para reducir la brecha digital.

En el panel participaron Mauricio Lizcano, ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia; César Martín, ministro de Telecomunicaciones de Ecuador; Alfonso Gómez Palacio, director general ejecutivo de Telefónica Hispanoamérica; Andrea Folgueiras, directora operativa de tecnología de Telefónica Hispanoamérica; Teresa Gomes, directora general operativa de Internet para Todos; y José Juan Haro, director de Negocio Mayorista y Asuntos Públicos de Telefónica Hispanoamérica.

Uno de los puntos que se tocó fue la compartición deredes de acceso móvilde Telefónica (Movistar) y Millicom (Tigo) en Colombia mediante la creación de una NetCo para hacer más eficientes sus inversiones, desplegar más infraestructura y beneficiar a sus usuarios, mientras siguen operando de manera independiente en competencia.

Este acuerdo permitió que ambas empresas conformen una unión temporal con la que obtuvieron 80 MHz en la banda de 3.500 MHz durante la subasta de espectro para la tecnología de telefonía móvil de quinta generación (5G).

Además, el 26 de febrero, Tigo y Movistar anunciaron que, luego de completar todos los requerimientos regulatorios y corporativos, firmaron el acuerdo marco para desarrollar una red unificada de acceso móvil en Colombia.

«Hoy creemos -dijo Gómez Palacio- en las alianzas como la mejor forma de llegar a donde tenemos que llegar, pues además de hacernos más eficientes, nos permite dar un mejor servicio al cliente, fortalecer nuestro compromiso con el Estado, la sociedad y, sobre todo, con nuestros accionistas».

«Las alianzas son formas crecer y soñar en grande en todo Hispanoamérica. Lo que viene en Colombia tras el reciente anuncio es que vamos a competir de manera más fuerte. El entorno macroeconómico y del sector nos obligó a desafiarnos y redimensionar nuestros límites. Este nuevo modelo partió de la necesidad de hacer sostenible nuestra presencia en el mercado colombiano, siempre pensando en incluir a todos en el mundo digital y que nadie se quede atrás», afirmó Gómez Palacio.

Lizcano reconoció que quienes están «enfrente de este sector» tienen que «buscar que se mejore la cobertura y calidad para que la población tenga mayores y mejores servicios. Y eso debe hacerse a través de un sector en el que los ingresos están cayendo en comparación con otros mercados como el europeo o estadounidense».

«En América latina nos corresponde velar por la competencia y por la salud del sector telecomunicaciones. En Colombia una forma de resolver los problemas es la compartición de infraestructura. (…) se cerró el acuerdo para que Movistar y Tigo puedan compartir en el mercado colombiano. Queremos que los operadores sean fuertes y esto es un paso en el camino», afirmó el funcionario de la administración Petro.

Nueva forma de operar de Telefónica ante una nueva realidad

Las altas inversiones para despliegue y mantenimiento de redes móviles generan hoy una presión adicional en un contexto en que la rentabilidad del sector se ralentizó.

Según la asociación de operadores y proveedores de infreastructuras de redes GSMA, la compartición de infraestructura tiene el potencial de reducir costos y hacer más eficientes los recursos.

Esto invita a considerar nuevos modelos colaborativos que además de la infraestructura pasiva, como los espacios físicos como las torres, incluyan la capa activa de una red.

Estos modelos de colaboración de infraestructura activa tienen precedentes internacionales ?incluida América latina? con resultados que favorecen la competencia y generan eficiencias económicas y sociales.

Se trata de compartir la red de acceso entre varios operadores sin compartir el núcleo central de la red y manteniendo sistemas comerciales independientes.

Haro señaló que «hoy, el entorno del sector presenta condiciones que refuerzan las asimetrías competitivas que no permiten dar certeza jurídica para las inversiones ni dan sostenibilidad económica a los modelos de negocios, que resultan en perjuicio de los usuarios y el cierre de las brechas digitales».

«Por ello somos pioneros en implementar modelos disruptivos e innovadores basados en la compartición de red con el fin de mejorar la cobertura y calidad. Así podremos tener una rentabilidad que genere una mayor eficiencia en las inversiones para direccionarlas a mejorar los servicios. De ese modo podremos continuar conectando la vida de las personas e impulsar la recuperación económica de los países donde operamos», señaló Haro.

Moreno explicó que «una de las metas en Ecuador es el desarrollo y reactivación económica, y somos conscientes de que esto debe ir de la mano con la tecnología. Este sector es importante porque apalanca el desarrollo. En este esquema la compartición es fundamental para ayudar a los operadores a optimizar costos en despliegue y cobertura».

Los modelos utilizados por Telefónica le permiten reducir costos y producir inversiones mucho más eficientes, al mismo tiempo que propicia un despliegue más rápido, equitativo y sostenible.

En el caso de México, desde el 2019 Telefónica tiene un convenio de capacidad a la red de acceso de última milla inalámbrica de AT&T que permitió cubrir con LTE 227 mercados, lo que representa un 83% de la población nacional y un 30% más de lo se que tenía en 2019.

«Los técnicos tenemos un sentido de pertenencia muy fuerte con la tecnología. Por ello es fundamental que los equipos de la parte técnica que trabajen en estos acuerdos sean unos creyentes y que se defina cómo se llevará adelante la compartición de infraestructura. De eso dependerá el tipo de operador que quieres ser. En la reciente NetCo de Colombia o el proyecto que realizado en México definimos que queríamos nuestra diferenciación estaba en el servicio a los clientes, y para ello debemos quedarnos con un core», señaló Folgueiras.

Modelos fijos y móviles

Además de Colombia y México, en Perú en 2019 Telefónica creó Internet para Todos de la mano de Meta (Facebook), BID Invest y CAF para ampliar Internet móvil en zonas rurales.

En casi cinco años de operaciones ya ofrece conectividad de cuarta generación (4G) a 3,6 millones de personas en más de 18 mil comunidades alejadas. Son personas que los operadores con un modelo tradicional antes no podían atender porque era inviable.

«Después de ver los resultados de Internet para Todos tenemos la certeza de que la compartición de infraestructura es la clave para cerrar la brecha digital en las zonas rurales de forma sostenible, superando las barreras de despliegue en localidades con geografías complicadas. El modelo mayorista de Internet para Todos permite desplegar infraestructura móvil que se pone a disposición de los operadores móviles del mercado para que puedan extender sus servicios. En zonas rurales, más que competir hay que compartir, la diferenciación se hace en otras capas del servicio. Este modelo puede ser replicado en Colombia u otros países de la región», señaló Gomes.

La experiencia de Telefónica además también está presente en modelos de compartición de redes fijas. En Colombia y Chile, la compañía se alió con el fondo de inversión KKR para desarrollar empresas mayoristas neutrales que contribuyan a expandir la fibra óptica al hogar.

En el caso de Chile ya cuenta con 4,5 millones de hogares con posibilidad de contratar servicio de fibra óptica y en Colombia con 3,6 millones.

Fuente: Bahia Cesar – Marzo 18 de 2024 

Recomendados