fbpx
07
Mar, Jul

Operadores

Tomando medidas

Frente al estudio, Francisco José Lloreda Mera, alto consejero presidencial para seguridad ciudadana, indicó que si bien existe una relación entre el incremento de las ventas de simcards y la venta de equipos celulares, no se puede relacionar la venta de las líneas móviles con el hurto de teléfonos. “Hay un largo trecho para poder hacer esa relación. Es algo mucho más complejo”. Por esta razón, dice el alto funcionario, las medidas que diseñó el Gobierno para contrarrestar el robo de celulares apuntan a controlar específicamente los equipos (importación, venta y activación), sin importar cuántas líneas estén activas.

“Acá no podemos generalizar. En algunos casos, la venta indiscriminada de líneas celulares puede influir en el comercio de equipos ilegales y no lo podemos negar, pero de ahí a responsabilizar a las compañías celulares, es imposible. El Gobierno está convencido de que controlando el mercado de los equipos el hurto tendrá que disminuir, independiente de la venta de simcards”, insistió Lloreda Mera.

Al preguntarle al funcionario sobre la posibilidad de ejercer mayor control a la venta de líneas celulares, explicó que no es habitual y el único que lo hace es el Reino Unido, donde debe existir coincidencia entre la simcard, el equipo y el documento de identidad del dueño. Para el caso colombiano, el alto funcionario aseveró que cree que el control del equipo será efectivo y, “en principio, no será necesario introducir controles a la línea móvil. Sólo se están considerando este tipo de controles en el caso de extorsión, pero lo estamos estudiando”.

Entre las medidas que tiene en marcha el Gobierno para controlar los equipos está la creación de dos bases de datos: una negativa, para reportar los equipos robados o extraviados (en la cual ya hay cerca de 17 millones de registros), y otra positiva, que contendría los celulares legales que funcionan en el país. Para estar activado un teléfono debe estar en la lista positiva. Ambas bases de datos deben estar funcionando en octubre. Actualmente funciona una página web en la que los ciudadanos pueden verificar si su equipo está reportado (www.imeicolombia.com.co).

Frente a la capacidad de quienes negocian equipos robados de cambiar el número de identificación del celular (conocido como IMEI), según el alto consejero para Seguridad, si ese número no está registrado en la base de datos positiva, tampoco podrá ser usado. “Esto también servirá supuestamente para evitar el contrabando de celulares”.

A esto se suma la creación de 43 grupos de investigación, por parte de la Policía, que trabajarán para contrarrestar el robo de celulares. Empezarán a operar desde la próxima semana en Bogotá y en diez ciudades más, especialmente donde se han detectado bandas dedicadas al tráfico de teléfonos robados. Además, controlarán la venta de celulares obligando a que los establecimientos dedicados a esta tarea consigan licencias de funcionamiento, para lo cual también tienen plazo hasta el 1° de octubre. A pesar del entusiasmo con el que el Gobierno ha anunciado las medidas para contrarrestar el robo de celulares, funcionarios de las propias compañías de telefonía móvil son escépticos y, pese a estar cumpliendo las disposiciones, consideran que no serán efectivas.

Mientras el mercado de líneas móviles siga creciendo, será cada día mayor el esfuerzo de las autoridades para contrarrestar el robo de celulares, que a diario azota a los ciudadanos y sigue incrementando la percepción de inseguridad en el país.

Simcard y código IMEI

La SIM o Simcard es una tarjeta donde está configurada la línea móvil. Es un dispositivo diseñado para guardar los datos de identidad personal como la libreta telefónica y se puede usar en cualquier equipo celular, por lo que el usuario ya no depende del aparato telefónico para estar conectado. Las venden libremente en cualquier ciudad y gracias a que existe la posibilidad de usarlas en cualquier teléfono, muchos acuden al mercado de los celulares usados para conseguir uno para usar su línea.

Por su parte, los equipos tienen un número único de identificación conocido como IMEI, que es un número de 15 dígitos. En caso de pérdida o robo, el usuario puede reportarlo con su empresa celular para bloquearlo. Sin embargo, los delincuentes se han especializado en burlar este control, reprogramando el equipo y cambiando su número IMEI, con lo que queda habilitado para ser usado nuevamente.

Fuente: El Espectador Edición Impresa – Julio 9 de 2012

Recomendados