fbpx
13
Sáb, Abr

Telecomunicaciones

De acuerdo con un estudio, la demanda del uso de datos y el 5G llevarán a las empresas a reforzar sus despliegues en toda la región.

Ante la llegada del 5G a Colombia será clave que el sector de las telecomunicaciones refuerce su infraestructura en todo el territorio nacional, al tiempo que mejora la conectividad del 4G en zonas apartadas. Es más, para que este despliegue de antenas sea óptimo se deberá hacer “un uso inteligente y eficiente”, tanto de los recursos financieros como tecnológicos.

Lo anterior fueron algunas de las conclusiones que dejó el más reciente informe de la firma SmC+ y la empresa American Tower, titulado ‘La gestión de infraestructura de telecomunicaciones como pilar fundamental para el futuro de América Latina’.

Este reporte, que evidenció el panorama actual de la cobertura en la región, también destacó cómo la demanda del uso de datos será relevante. Asimismo, plantea que los operadores se abran a la infraestructura pasiva, es decir la que permite alojar en un mismo espacio antenas de diferentes compañías.

Así las cosas, actualmente en la región el porcentaje de población urbana que está cubierta con 4G es del 98,0%, mientras que el porcentaje que está en 3G es de 99,8%.

Sin embargo, en las zonas rurales, el porcentaje que está cubierto con 4G sólo llega al 65%, mientras que en 3G es del 73,5%.

Si bien los datos muestran que una gran parte de las zonas urbanas y rurales cuentan con cobertura 3G y 4G, esto no significa que todos los hogares de la región tengan acceso a internet o que todos cuenten con una suscripción a un plan de telefonía móvil”, detalló el reporte.

Además, anota que a la brecha de cobertura en las zonas rurales, se suma la brecha de uso, la cual contempla cuestiones como la asequibilidad del servicio y de dispositivos, como también el déficit de habilidades para hacer uso de la tecnología.

Pero si bien en las zonas urbanas, se observó una cobertura 4G cercana al 100%, lo cierto es que esta cobertura no “significa buena conectividad”, por lo cual el informe destacó que es necesario reforzar tanto la infraestructura móvil como la de fibra para mejorar esa conectividad.

Los nuevos entornos virtuales de interacción en tiempo real requerirán prestaciones más exigentes. Mientras más complejas sean las plataformas, mayor será el ancho de banda que se requiera”, resaltó el reporte.

Uno de los frentes, que sin duda, estaría influyendo para que los operadores busquen mejorar la infraestructura de las telecomunicación es la demanda del tráfico de datos. Según el reporte, estimaciones de Ericsson muestran que el tráfico móvil en América Latina tendrá un crecimiento significativo en los próximos años. De hecho, entre 2022 y 2027 se proyecta un crecimiento anual del 30%, superando a la media mundial.

Eficiencia

El reporte de igual forma remarcó las ventajas que trae la compartición de infraestructura para los operadores, y es que más allá de disminuir costos, permitiría un despliegue más eficiente de antenas para implementar el 5G. 

La compartición pasiva juega un papel significativo en términos de poder ayudar a que la inversión de diferentes operadores móviles pueda llegar a traducirse en una cobertura más eficiente de los servicios y, por lo tanto, satisfacer las necesidades de conectividad de la población”, destacó el reporte.

Por último, el análisis se refirió a las barreras que se tienen en la región para reforzar la infraestructura de telecomunicaciones en los diferentes territorios y aquí sobresalen temas regulatorios, costos y falta de inversión, habilidades para desarrollar los despliegues, entre otras. “Las barreras administrativas siguen siendo las más destacadas y las que perjudican más”. 

Fuente: Portfolio – Febrero 20 de 2024 

Recomendados